SANTO JUEVES

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Paralelamente, la eclosión del Big Bang propició la vida de pequeños seres unicelulares. El mundo prosiguió evolucionando hasta tal punto que los juglares y los trovadores de baja estofa se hicieron con el control del planeta.

A otro ritmo, el ritmo musical del mester de juglaría, dos de esos pequeños seres unicelulares que aún reposaban en las aguas, sufrieron una mutación genética que, bajo lo que ayer fue el Niemeyer, hoy en día es el Centro Cultural Internacional Avilés y en 2021 será un Alimerka, los transformó, previo contacto con la ría avilesina, en criaturas dotadas de una armonía atonal y ecléctica.

De este modo, armados con guitarra, turutas, voces, tizas, papeletas de rifa y otros enseres, comienzan sus andanzas Ramón Corte y José Luis Confección: Santos, como el Verbo, y siempre en medio, como el jueves. Cada noche de actuación, la carne se hace Verbo, y el Verbo… se destroza”.